Su función principal es ocultar el rostro de las personas que aparecen en fotografías sin necesidad de utilizar un ordenador y un complejo programa de edición de imágenes. Por ello, resultan idóneas para garantizar la privacidad e intimidad de los menores de edad.

Medio: Educación 3.0

Seguir leyendo.